Los minutos de la basura.

Categorías:

  • Apologia del sedentarismo
  • Gallegos en mi escalera
  • La persegui hasta el catre
  • Las canciones de la sala de fumadores
  • La Vieja Europa
  • Y todo lo demas tambien
  • Archivos:

    <Octubre 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5 6 7
    8 9 10 11 12 13 14
    15 16 17 18 19 20 21
    22 23 24 25 26 27 28
    28 29 30 31      

    últimos comentarios

  • Julia en Solo por eso.
  • Videos en Espero sepan disculparme
  • Viajes en La perseguí hasta el catre. Cap. 3.
  • Videos en A veces pienso que soy un egoista.
  • Cotu en Gomas de pollo
  • Gusman en E intenta ser bueno
  • yo en Gomas de pollo
  • Jose Joaquin en E intenta ser bueno
  • El tío Bob en Horario partido.
  • Xavi en Horario partido.
  • Documentos:

  • Pues eso.

  • Blogalia

    1.En la escalera de casa.

    Todo sucedió demasiado rápido. Esa mañana cuando bajé a por el pan, como hacía habitualmente desde que me mudé aquí hace años, todo cambió. Fue a la altura del segundo piso, junto a la puerta de Mariola, ahí estaba el. Todavía no sabía quien era, aunque algo me hizo pensar que el si sabía quien era yo, noté su mirada clavándose en mi, mas cuando reaccioné con esa especie de telepatía que tenemos los seres humanos buscando al que nos mira, el había cambiado de dirección y su mirada parecía perdida hacia ningún lugar. Me detuve unos segundos, le miré más detenidamente, había algo extraño que me inquietaba en su presencia, saludé con una voz mezcla de la curiosidad y un cierto grado de temor todavía inexplicable. Continué escalera abajo aun pensando en quien sería aquel personaje al cual no había visto nunca sin pensar, logicamente en que lo volvería a ver. Porque al llegar al descansillo del primero, ahí estaba de nuevo... ¿Como llego hasta allí?, no, simplemente no le vi bajar, yo estaba bajando por la escalera y nadie más bajó mientras tanto, el edificio carece de ascensor y tampoco, aunque iba pensativo y no lo puedo jurar, parece que se hubiera descolgado por el hueco de la escalera, lo habría notado... pero allí estaba de nuevo, esta vez, mirándome a los ojos. Tras el consiguiente sobresalto, empecé a correr escalera arriba atropelladamente, mientras rebuscaba las recien guardadas llaves en el bolsillo, pero al volver al segundo de nuevo estaba allí. Paré en seco y sin dejar de mirarle, pegado a la barandilla, busque el siguiente tramo de escalera. El también me miraba a mi, pero no decía ni hacía nada, solo estaba allí mirándome. Cuando despacio, vigilante, encaraba el tramo que me llevaría hasta la puerta de mi casa, alcé la vista para disponerme a ponerme de nuevo a la carrera para arriba, dos tipos de aspecto similar bajaban en dirección opuesta bloqueandome el camino, sin pensar me di la vuelta, allí estaba el, con ese rictus serio y su traje oscuro de una pieza (¿porque no me había dado cuenta antes de este detalle?), le esquive y seguí escaleras abajo, esta vez buscando el portal, la calle... no me dio tiempo a alcanzar el primer piso, de nuevo dos sujetos iguales a los de antes me bloquearon de nuevo el paso, me detuve, evidentemente asustado y volviendome hacia el primero de los sijetos, casi grite -¿que quereis de mi?- el dirigio su mano hacia mi frente, trateé de esquivarlo, o pensaba que lo hacía, pero no, permaneci quieto y tocandome, me dijo -No te preocupes Luis, estamos aquí por que tu así lo has querido- sentí un golpe como con los dedos sobre la frente, luego un fogonazo de un blanco blanquísimo y nada más...

    2006-08-24 22:36 | Categoría: Gallegos en mi escalera | 5 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://tiobob.blogalia.com//trackbacks/42424

    Comentarios

    1
    De: sola Fecha: 2006-08-25 02:10

    Queremos segunda parte.....que interesante....BUUUUU!!!!..un susuto....



    2
    De: martín Fecha: 2006-08-25 17:05

    "y en el preciso instante de entrar a una casa, descubro que yo estaba antes de haber llegado"

    eso es Girondo.

    Se me ocurre ahora que si bien Jeckill sentía su doble en Mr Hyde, a nadie se le ha ocurrido que Hyde también sufría un otro que era Jeckill.

    alguien lo dijo alguna vez creo, pero antes de vestirme tengo que ver si mi otro yo está de acuerdo con el color de la camisa-- al fin y al cabo, todo esto son sólo eso: cosas que pasan.
    Ya vuelvo, le preguntaré si está de acuerdo con que deje este comentario o no...



    3
    De: El tío Bob Fecha: 2006-08-25 21:57

    ¿Como no voy a estar de acuerdo?



    4
    De: anouk, anouk... Fecha: 2006-09-27 07:49

    toc, toc

    más de la serie-saga del catre perseguidos/encontrados/y vueltos a perseguir... si?









    5
    De: El tío Bob Fecha: 2006-09-30 11:04

    Concedido... a medias.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.224.56.126 (71a78e8d0c)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © Tio Bob
    Powered by Blogalia