Los minutos de la basura.

Categorías:

  • Apologia del sedentarismo
  • Gallegos en mi escalera
  • La persegui hasta el catre
  • Las canciones de la sala de fumadores
  • La Vieja Europa
  • Y todo lo demas tambien
  • Archivos:

    <Julio 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
                1
    2 3 4 5 6 7 8
    9 10 11 12 13 14 15
    16 17 18 19 20 21 22
    23 24 25 26 27 28 29
    30 31          

    últimos comentarios

  • Julia en Solo por eso.
  • Videos en Espero sepan disculparme
  • Viajes en La perseguí hasta el catre. Cap. 3.
  • Videos en A veces pienso que soy un egoista.
  • Cotu en Gomas de pollo
  • Gusman en E intenta ser bueno
  • yo en Gomas de pollo
  • Jose Joaquin en E intenta ser bueno
  • El tío Bob en Horario partido.
  • Xavi en Horario partido.
  • Documentos:

  • Pues eso.

  • Blogalia

    4. Un ¿nuevo? amigo.

    Piqué la puerta de Mariola. Nadie abrió ni pidió razón. Oí que alguien subía por la escalera y llegaba al rellano, me di la vuelta y hacia mi se dirigía un tipo, tuve una extraña sensación al verle, su forma de mirarme, en una primera impresión no me daba confianza, pero fue por muy poco tiempo, enseguida percibí una sensación de aparentemene amistosa. -¿Que tal Luis?- me dijo mientras alargaba la mano para saludarme con un apretón. -Hola- Respondí timidamente, con esa sensación de cuando reconoces a alguien como conocido, pero sin saber exactamente qien es. Me noté nervioso por unos instantes y por alguna razón le explique a aquel presunto casi conocido el porqué de mi presencia allí, como si fuera un novato currante de encuestas domiciliarias tratando de justificar ante un conserje de una comunidad de vecinos selectiva el hecho de estar allí.

    - No hay nadie, yo soy el vecino de arriba, dije aun nervioso.

    - Claro, dijo con naturalidad, eres Luis

    Lo cierto es que al saludarme ya me llamo por mi nombre, así que me conocía, pero yo seguía sin identificarle, si bien algo en su mirada me resultaba familiar... y la voz, la voz me era muy familiar. Mientras me perdía en los conatos de recuerdos, me sentí desfallecer a la vez que veía aparecer por el descansillo a Mariola y me desmayé.

    2006-09-30 10:54 | Categoría: Gallegos en mi escalera | 0 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://tiobob.blogalia.com//trackbacks/43352

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.198.170.159 (a3073697d4)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © Tio Bob
    Powered by Blogalia